Loading

Cinco refranes más populares de España

No se sabe a ciencia cierta el origen de los refranes populares. Lo que si podemos asegurar es su supervivencia a través de los años y el eterno valor de estos juegos de palabras con asombrosas rimas, que adquieren el valor de sentencia y de saber popular. Los hay para todos los gustos y para todos los aspectos cotidianos de la vida. Por eso preparamos para ti una lista con los refranes populares de España, clasificados de acuerdo a la temática.

Refranes populares para hablar de amor

El famoso “contigo pan y cebolla” refleja a las maravillas a los eternos enamorados que no cuentan los billetes escondidos en el colchón o solicitan los datos de la cuenta bancaria de su amante. Desinteresados al máximo, están dispuestos a soportar pelar cebollas mientras las lágrimas sellan un amor a prueba de todo. ¿Quién no sentenció alguna vez “ojos que no ven, corazón que no siente? Esto es para las eternas engañadas, o engañados, que hasta que no tienen pruebas suficientes de la traición son incapaces de ponerle punto final a la relación. “A buen hambre, no hay pan duro”, tu enamorado podrá ser bajito, medio pasadito en kilos y hasta un poco calvo, pero vamos, que estás entrando en los cuarenta y el tiempo no perdona.

picture

Refranes populares para hablar de política

“A río revuelto, ganancia de pescadores” viene a cuento de cómo aprovechan los señores políticos los momentos de caos y desaprobación para sacar rédito propio. Y como nos acordamos todos de este refrán que dice “del dicho al hecho, hay un largo trecho”, sobretodo cuando las campañas electorales terminaron, los candidatos deben cumplir con lo que prometieron y sin embargo, la falta de memoria, por decirlo de alguna manera, les impide cumplir con la palabra empeñada. Y entonces se cumple la implacable frase “el que mucho ofrece, poco da”. Verdad absoluta es “el que reparte y reparte, se queda con la mejor parte”, validada por las impresionantes mansiones, automóviles últimos modelos y cuentas bancarias abultadas que todos los representantes del pueblo no tienen empacho en disfrutar mientras los demás esperamos el milagro. Y es que “el que espera, desespera”.

Refranes populares para hablar de filosofía de vida

Vamos, que no todo está perdido, “al mal tiempo, buena cara”, un himno de los optimistas hasta el meollo. Que nunca te importe lo que digan de ti, “agua que no has de beber, déjala correr”, que “al que madruga, Dios lo ayuda”, porque después de todo “cada loco con su tema”, que ya sabemos que “no hay mal que dure cien años” y que “después de la tempestad, viene la calma”.

Y para terminar

Los refranes populares nos acompañan desde pequeños, crecemos escuchándolos de las bocas de nuestras madres y abuelas que intentar compartir una sabiduría popular que no muere a pesar de los años. Todos sabemos que intentaban volvernos cautelosos cuando nos decían “más vale lo bueno conocido, que lo bueno por conocer”. O darnos ánimo cuando la angustia nos envolvía y nos decían que “no hay mal que por bien no venga”. Ya lo sabes, “quien tiene boca, se equivoca”, “quien da primero, da dos veces” y no te quejes por tonterías, que “sarna con gusto, no pica”. Verdad o puro mito, los refranes populares perduran aún en el tiempo de los millennials.

Top