¿La capital de China se llama Beijing o Pekín?

votar

Desde hace unos años, especialmente desde la celebración de las Olimpíadas en Pekín, perdón Beijín, tenemos cierta confusión acerca del nombre de la capital de China.

55 Días en Pekin o en Beijing? - Aprende Chino

Image via Wikipedia

Toda la vida habíamos pensado que la capital del gigante asiático era Pekín.

Llegó la globalización a los medios de comunicación y el anglicismo Peking apareció por todos lados. Primera confusión. La Real Academia Española usa este nombre pero sustituye la “k” y se convierte en Pequín. Segunda Confusión.

Y para terminar de liarnos de repente todo el mundo habla de Beijing ¿qué ha ocurrido? ¿Ha cambiado de nombre? ¿Tendremos que aprender chino para saber cómo se llama realmente la ciudad milenaria?

Es sencillo y complejo a la vez.

Ambos nombres Pequín (en sus varias formas ortográficas, a partir de ahora tomaremos como referencia a la RAE para ser corrrectos) y Beijing corresponden a la transcripción de los caracteres chinos al alfabeto occidental del nombre original de la ciudad.

Hasta aquí todo correcto, pero ¿de dónde salen dos transcripciones diferentes?

Pues bien, aquí llega el problema. El idioma chino es muy complejo desde el punto de vista occidental. Para resumirlo de manera simple, diríamos que su escritura consta de miles de caracteres que representan morfemas. Y para complicarlo aún más, existen diferentes variantes de pronunciación. Para trasladar esos caracteres a nuestro alfabeto occidental se han utilizado varios métodos a lo largo de la historia.

Los primeros que comenzaron a utilizar métodos de transcripción fueron los misioneros jesuitas en el siglo XVI, ninguno estandarizado.

En el siglo XIX las relaciones comerciales y políticas entre China y Europa crecieron. Los nombres de las ciudades comenzaron a hacerse populares y se fueron consolidando formas de escribir los nombres chinos que se basaban en gran parte en la pronunciación de dialectos del sur, donde estaban las grandes ciudades portuarias más frecuentadas por los comerciantes europeos.

El sistema de Correos empezó a usar estos nombres a principios del siglo XX. Esto supuso una primera estandarización que se conoce como “sistema postal”.

De aquí surge el nombre Peking, que representa una pronunciación más arcaica del nombre de la ciudad.

Tras la revolución de Mao, el Gobierno de la República Popular China promovió el mandarín estándar como el idioma oficial del país e impulsó un nuevo sistema de transcripción fonética oficial, el hanyu pinyin, que simplificaba la adaptación al alfabeto latino.

Beijing, por tanto, es la transcripción según el sistema pinyin de nombre en mandarín estándar de la capital de China, y el nombre oficial para el Gobierno Chino, que está haciendo esfuerzos para promover su uso en detrimento de Pequín. Los Juegos Olímpicos fueron un ejemplo.

Por ahora, la RAE no lo reconoce. ¿Qué ocurrirá en el futuro?

Deja tu Comentario